De símbolo revolucionario a icono capitalista El Centro Internacional de Fotografía de Nueva York analiza el tránsito de la revolución al marketing de una de las imágenes más reproducidas del siglo XX el País, 09/12/2005



Descargar 0,85 Mb.
Página1/5
Fecha de conversión03.03.2019
Tamaño0,85 Mb.
  1   2   3   4   5

DOCUMENTO 1

De símbolo revolucionario a icono capitalista

El Centro Internacional de Fotografía de Nueva York analiza el tránsito de la revolución al marketing de una de las imágenes más reproducidas del siglo XX

El País, 09/12/2005

La archifamosa estampa del Che con boina y mirada perdida protagoniza una exposición en el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York que recoge su trayectoria de símbolo revolucionario a imagen comercial mas reproducida del mundo. La muestra analiza el proceso por el cual la imagen, realizada en 1960 por el cubano Alberto Korda, que la tituló Guerrillero heroico, empezó siendo el símbolo de las luchas sociales en los cinco continentes para acabar convertida en imagen de marca de una amplia variedad de productos.

Bajo el titulo de ¡Che! Revolución y comercio, la muestra incluye fotos, carteles, pinturas, películas y artículos publicitarios inspirados en la instantánea, cuya interpretación es de lo más diversa. La foto, considerada por la crítica como una de las cien mejores de la historia, ha sido utilizada de forma irónica, como parodia y caricatura, así como símbolo de la lucha marxista, y para representar causas actuales, como la condonación de la deuda1 externa del tercer mundo y el combate contra el imperialismo. El Ernesto Che Guevara inmortalizado por Korda en La Habana también se ha transformado en imagen de la identidad latinoamericana y en bandera2 de distintos colectivos, desde los homosexuales a los pueblos indígenas, en la lucha por sus derechos.

Su atractivo es una combinación de varios factores, tanto formales y estéticos como conceptuales e ideológicos, según la comisaria de la exhibición, Trisha Ziff. Ernesto Guevara "era un hombre muy carismático y atractivo. A eso se suma el hombre en sí mismo, su ideología, lo que representó, su época y el momento y circunstancias en que murió", explica, "Korda supo ver la belleza del Che, ya que esa era su especialidad. Fue fotógrafo de moda antes de convertirse en el fotógrafo personal de Fidel Castro".

Otros factores son el encuadre3, ya que el Che es mitificado por ser fotografiado desde abajo, lo que encaja en el lenguaje visual del realismo social, y su mirada enigmática evoca a la de la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci. La ironía es cómo la imagen de un revolucionario de izquierda, del comunismo, ha llegado a utilizarse indiscriminadamente en el sistema capitalista, y cómo se ha insertado en la imaginería popular de una sociedad ferozmente consumista como la estadounidense.

"Vivimos en tiempos de apropiación, independientemente de las ideologías. Los jóvenes ven la revolución y la izquierda de una forma romántica y sentimental", afirma Ziff. "En Estados Unidos, mucha gente se pone camisetas del Che y sin embargo muchos no saben quién es. El nivel de ignorancia en EE UU es extremadamente alto. Sin embargo, en América Latina, Oriente Próximo y Asia, el Che sigue siendo un símbolo político de uso legítimo en la lucha contra la tiranía y la opresión", apunta. La exhibición presenta estos diferentes "usos geográficos o ideológicos" de la imagen de Korda a través de fotografías, como los murales en el Estado de Chiapas (México), y objetos de consumo, como la portada del disco de Madonna American Life.




DOCUMENTO 2

Del socialismo a marca capitalista

Álvaro Vargas Llosa

LA NACIÓN (Argentina), 01/08/2005

El Che Guevara, que hizo tanto por destruir el capitalismo, se ha convertido ahora en una marca capitalista. Su imagen adorna jarros de café, encendedores4, llaveros5, billeteras6, gorras7 de béisbol, sombreros, pañuelos, bolsos, jeans, té de hierbas y, por supuesto, las omnipresentes remeras8 con la foto, tomada por Alberto Korda, del ídolo socialista con su boina durante los primeros años de la revolución, que aún es, 38 años después de su muerte, el logo del chic revolucionario.

Consideremos algunas de las personas que recientemente han esgrimido o invocado la imagen de Guevara como modelo de justicia y rebelión ante el abuso de poder.


  • En el Líbano, los manifestantes que protestaban contra Siria ante la tumba del ex primer ministro Rafik Hariri enarbolaban la imagen del Che.

  • Thierry Henry, un jugador de fútbol francés que juega para Arsenal, en Inglaterra, se presentó en una fiesta de gala organizada por la FIFA, la institución mundial del fútbol, con una remera roja y negra con la imagen del Che.

  • Maradona exhibió el emblemático tatuaje del Che en su brazo derecho durante un viaje a Venezuela, donde se reunió con Hugo Chávez.

  • José Luis Montoya, un oficial de la policía mexicana que combate el narcotráfico, usa una muñequera del Che, porque lo hace sentir más fuerte.

  • En el campamento de refugiados de Dheisheh, en Cisjordania, los pósteres del Che adornan un muro que rinde tributo a la Intifada.

  • Leung Kwok-hung, el rebelde de Hong Kong, desafía9 a Pekín usando una remera del Che.

Las manifestaciones del nuevo culto al Che están en todos lados. Una vez más, el mito provoca el entusiasmo de gente cuyas causas, en su mayoría, representan exactamente lo opuesto a lo que era Guevara.

El mito puede decirnos tanto sobre una época como la verdad.





DOCUMENTO 3





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©storis.absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal