Soledad del hombre en el universo



Descargar 97,38 Kb.
Fecha de conversión18.02.2019
Tamaño97,38 Kb.




ASOCIACIÓN DE PERSONAL DOCENTE JUBILADO DE LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE MADRID

Nº 3
LA UNIVERSIDAD DE W. HEISENBERG



UN CUENTO DE HADAS

CONFERENCIA PRONUNCIADA


POR

D. JULIO FERNÁNDEZ BIARGE

Catedrático Emérito de la E.T.S. Ingenieros Navales

el día 3 de Marzo de 1999

INSTITUTO DE INGENIERÍA DE ESPAÑA

General Arrondo, nº 38 (MADRID)



LA UNIVERSIDAD DE W. HEISENBERG

UN CUENTO DE HADAS

En un cuento de hadas, todos los acontecimientos tienen feliz desenlace y todo ocurre con sencillez, por arte de la varita mágica de la mano del hada buena. El cuento tiene su encanto precisamente por su contraste con la dura realidad. No obstante, parece que hubo lugares en los que alguna vez la realidad fue como nuestros cuentos de hadas. Veremos qué tiene que ver esto con algunos aspectos de la vida de Heisenberg'>Werner Heisenberg, tal como nos la relata en uno de sus libros.

Es sabido que Heisenberg, premio Nobel de Física en 1932, fue uno de los creadores de la mecánica cuántica, universalmente aceptada hoy, que formuló en la forma de mecánica de matrices, anteponiéndose a la descripción de Schródinger, que luego se demostró que era matemáticamente equivalente a la primera. En realidad, introdujo una nueva concepción de la experimentación física y estableció el principio de incertidumbre que lleva su nombre y que hoy es uno de los pilares básicos de la ciencia, sentenciando el carácter probabilístico de sus conclusiones.

Heisenberg, además de un gran físico, fue el autor de varios libros maravillosos de ensayos, apuntes autobiográficos y diálogos, dirigidos al gran público. Traducidos al español podemos leer "Encuentros y conversaciones con Einstein y otros ensayos", publicado por Alianza Editorial y tres capítulos del interesante libro "Cuestiones Cuánticas. Escritos místicos de los físicos más famosos del mundo", editado por Kairós. Además, la Biblioteca de Autores Cristianos publicó dos, excelentemente traducidos: "Más allá de la Física" y otro que en español lleva el insípido título "Diálogos sobre la Física Atómica", aunque su original alemán se tituló "Der Teil und das Ganze" y en la traducción inglesa recibió el nombre ds"Physics and Beyond. Encounters and Conversations".

Lo que en este último se dice acerca de la naturaleza de la Física Atómica, a través de las conversaciones del autor con Einstein, sería motivo suficiente para inacabables comentarios y también podríamos detenerlos largamente en el sabroso contenido de las conversaciones con Bohr sobre la actitud de los alemanes ante la primera guerra mundial, en las mantenidas con Pauli y Dirac sobre las relaciones entre religión y ciencia, sobre los amargos diálogos mantenidos con Planck acerca de la catástrofe que supuso el nacionalsocialismo para la ciencia alemana, o sobre otros con von Weiszácker sobre el progreso técnico que llevó a la bomba atómica.

Podríamos decir que el libro entero no tiene desperdicio, y por eso recomiendo a todos su detenida lectura, aun a sabiendas de lo difícil que va a serles encontrar a alguien que les preste un ejemplar, ya que el adquirirlo es, al parecer, una empresa inviable.

Pero aquí sólo quiero reflexionar sobre un aspecto muy particular, casi accesorio, del libro. Aunque no se trata propiamente de una autobiografía, el autor nos describe las distintas etapas de su formación y con ello nos va dando una visión de lo que fueron sus estudios universitarios.

Confrontando el desarrollo de esos estudios, según su descripción, con lo que hoy día podrían contar nuestros mejores alumnos, es inevitable sentir una verdadera alucinación. Lo que nos cuenta Heisenberg ¿ es un cuento de hadas ? ¿ o quizás ciencia-ficción ? . Después de leerlo, nos preguntamos ¿ Cómo es posible que la Universidad haya cambiado tan profundamente en medio siglo ?

Para comenzar, conviene precisar que Heisenberg nació en 1901, prácticamente con el siglo que ahora termina, y era hijo de un profesor de filología griega medieval y moderna de la Universidad de Munich, que mantenía su familia con más estrecheces que holguras.

Nos cuenta que a los 18 años, estaba preparando intensamente su reválida de bachillerato. Parece ser que esa preparación era dura, como lo es hoy para nuestros estudiantes, pero eso no le privaba de cultivar sus aficiones musicales, a través del piano, y de realizar largas excursiones por las montañas y valles de la comarca.

Nos cuenta cómo influyeron, más tarde, las lecturas que hizo en esa época, muy especialmente la de los diálogos de Platón que, por supuesto, hacía directamente del griego. Recuerda muy especialmente la impresión que le causó el Timeo, sobre el que mantenía posiciones muy críticas. Tal cosa sería muy sorprendente en un estudiante de hoy día, incluso teniendo en cuenta la profesión de su padre.

También relata cómo se entregaba con otros amigos a diálogos sobre el significado de las ciencias experimentales, a la luz de lo que decían filósofos contemporáneos. No muchos de los compañeros compartían el interés por esas cuestiones, pero al final, todos solían acabar entonando melódicas canciones.

Tras la reválida, estuvo gravemente enfermo y tuvo una larga convalecencia. No nos habla de que esa interrupción de las actividades escolares le causase dificultades académicas - pérdida de curso, por ejemplo - como cabría esperar hoy, pero sí nos cuenta que dedicó mucho tiempo a los libros.

Le fascinó especialmente la obra de Hermann Weyl, "fíaum, Zeit, Materie", que confiesa que comprendió sólo a medias. Esta obra es una profunda exposición de la teoría de la relatividad general de Einstein y, junto con su gemela "Space, time and Gravitation" de Eddington, constituyen todavía una referencia fundamental acerca de esa teoría. Utiliza poderosos recursos de Geometría Diferencial, más elaborados aún que los de la obra original de Einstein.

Hoy nos es difícilmente comprensible que a los 19 años se apasionase por el estudio de un libro así, sobre todo cuando averiguamos que las confesadas dificultades de comprensión del mismo no eran, como cabía esperar, las debidas al aparato matemático que utilizaba, sino que éste era precisamente el motivo de su entusiasmo.

Terminada su convalecencia, se propuso entrar en la Universidad. Dudó mucho entre dedicarse a la música o a la ciencia, pero al fin se decidió por las Matemáticas, ya que se sentía bien preparado por los estudios realizados durante el bachillerato. En esa época no había problema, al parecer, con las décimas de la calificación de la "selectividad" ni con las barreras entre distritos y las opciones múltiples de especialidades. Parece que la elección de carrera no era entonces un asunto administrativo que se despachaba con una pre-inscripción enviada por correo o en los mostradores de la "sección de alumnos".

Para comenzar sus estudios de Matemáticas, simplemente su padre le procuró una entrevista con Lindemann, que daba sus clases en la Universidad de Munich. El que el primer contacto del joven Heisenberg con la Universidad no fuese a través de la burocracia administrativa o de profesores de ínfima categoría, como sería normal hoy día, sino directamente con una figura tan relevante, nos llena de asombro.

Recuérdese que a este matemático se le debe la demostración de la transcendencia del número n , con la que se cerró definitivamente el famosísimo problema de la cuadratura del círculo. Esta demostración la publicó en 1882, por lo que cuando entrevistó al joven Heisenberg era una figura consagrada, de fama mundial, y tenía 68 años de edad (debe notarse que entonces no se les había ocurrido todavía jubilar a los profesores universitarios a los 65 años).

La descripción de la entrevista, tal como aparece en el libro, es tan sabrosa, que no resisto a la tentación de incluirla íntegra:

Visité a Lindemann, ... en un despacho oscuro..., que por la rigidez de su instalación despertó en mí un sentimiento de cierta retracción. Antes de hablar con el profesor, que no se levantó sino lentamente, observé que sobre el escritorio estaba agazapado un perrito de pelo negro, que en ese entorno me recordó al perro del laboratorio de Fausto. El oscuro bicho me miró hostilmente por considerarme, sin duda, como un intruso dispuesto a perturbar la paz de su amo. Algo confundido por esto, expuse mi asunto balbuceando y, justo cuando hablaba me di cuenta de la poca modestia de mi ruego. Lindemann, un anciano de barba blanca, ya con aspecto algo cansado, notó también, sin duda, esta inmodestia y la ligera excitación que le sobrecogió puede haber sido la causa de que el perrito comenzara a ladrar terriblemente sobre el escritorio... El animalito tradujo su ira hacia mí en furiosos ladridos... de modo que resultó cada vez más difícil entenderse. Lindemann me preguntó qué libros había estudiado últimamente. Yo le cité la obra de Weyl "Espacio-tiempo-materia"....

Si la respuesta es insólita, también lo sería actualmente la pregunta ¿ Qué podemos esperar hoy de un estudiante normal de ESO preguntándole por los libros estudiados últimamente ?. Pero sigamos con el sorprendente relato de Heisenberg :



... Entre la furia incontenida del pequeño guardián negro, Lindemann terminó la conversación, diciendo: "Entonces ya está, en todo caso, perdido para las Matemáticas". Con eso quedé despedido.

Así fue como posiblemente perdimos un gran matemático pero comenzó la formación de uno de los mejores físicos de toda la historia. Lindemann tenía aversión a la matemática aplicada. Cuando Heisenberg le explicó lo anterior a su compañero Wolfgang Pauli, éste le dijo:

... Lindemann es un fanático de la precisión matemática. Toda la ciencia natural, incluso la física matemática, es para él confusa palabrería. Weyl entiende realmente algo de teoría de la relatividad y por eso, naturalmente, lo excluye Lindemann de la lista de matemáticos que hay que tomar en serio.

Un tanto desilusionado, Heisenberg pensó que quizás podía intentar el estudio de la Física Matemática. No tuvo que hacer una instancia solicitando el cambio de carrera ni se le pasó el plazo de solicitudes, sino que, simplemente, a través de su padre, concertó una entrevista con el representante de la disciplina de Física Teórica en la Universidad de Munich, que - ¡ vaya coincidencia ! - era Sommerfeld'>Arnold Sommerfeld, el físico que pocos años antes, en 1916, había establecido la teoría de la estructura fina de las rayas espectrales, a partir de los principios de N. Bohr, y cuyo nombre figura, asociado a un modelo de átomo, en todos los libros de texto de nuestros bachilleratos.

El contacto directo de un aspirante a estudios universitarios, de 19 años, con una de las figuras cumbres de la ciencia europea, es algo que hoy día sólo encaja en los cuentos de hadas, pero no parece que la vía seguida por Heisenberg fuese anormal en su época, ni aun teniendo en cuenta la ventaja que le aportaba el puesto docente de su padre en la misma universidad.

Sommerfeld acogió al joven aspirante de modo muy diferente al de Lindemann, y lo admitió en su seminario. Nótese que esta incorporación no fue fruto de un acto administrativo con sus reglamentos, baremos y plazos, sino un acuerdo entre una gran figura de la Ciencia y un alumno deseoso de trabajar para ella.

Este gran maestro puso algunos obstáculos al afán de Heisenberg de abordar las cuestiones filosóficas más profundas en relación con las nuevas teorías físicas y le recomendó que durante algunos años estuviese más atento a la física experimental, a sus métodos y a la multitud de problemas menores que deben ser resueltos por métodos tradicionales.

El maestro dio a Heisenberg algunas indicaciones para el comienzo de su estudio y como dice él,

... prometió proponerme un pequeño problema relativo a las cuestiones de la más reciente teoría atómica, en el que podría yo probar mis fuerzas. Con esto se decidió mi adscripción a la escuela de Sommerfeld para los próximos años.

Insistiremos en que esto ocurría cuando el aventajado discípulo tenía 19 años y era alumno de primer curso en la Universidad. Algo totalmente impensable en el ámbito de los primeros cursos universitarios de hoy día.

En la tercera fila del aula donde Sommerfeld impartía sus clases, estaba un estudiante, que ya venía asistiendo a ese seminario y que llamó la atención de Heisenberg desde el primer momento, aunque tenía un año más que él. El profesor los presentó y recomendó a éste que consultase con ese compañero las dudas que pudiese tener en la interpretación de las teorías. Se trataba de Wolgang Pauli, que pocos años después haría aportaciones a la Física de importancia tan grande como el famoso "principio de exclusión" que lleva su nombre y el haber postulado la existencia del neutrino.

Hoy día casi no podríamos creer que pudiese darse una coincidencia de genios de esa talla en un pequeño grupo. Heisenberg y Pauli hicieron una gran amistad, a pesar de la enorme diferencia de aficiones. Dice el primero que:



En el seminario de Sommerfeld, los diálogos con Wolfgang constituyeron la parte más importante de mis estudios. Pero el género de vida de Wolfgang era casi diametralmente opuesto al mío. Mientras yo amaba el claro día y todo el tiempo libre lo pasaba fuera de la ciudad, en excursiones por la montaña o bañándome y cocinando a la orilla de un lago bavaro, Wolfgang era un declarado noctámbulo. Prefería la ciudad, gustaba de animarse por la noche, asistiendo a espectáculos divertidos y trabajando a continuación gran parte de la noche en sus problemas físicos con máxima intensidad y gran éxito. Pero, naturalmente, y con gran pena de Sommerfeld, sólo raras veces llegaba a la clase de la mañana, y hasta la hora del mediodía no acudía al seminario.

Cuando Heisenberg tenía 20 años y estaba en el segundo año de sus estudios universitarios, Sommerfeld le preguntó si desearía conocer personalmente a Niels Bohr, que iba a pronunciar una serie de conferencias en Gotinga. El desplazamiento a esta ciudad, era un problema que parecía económicamente insoluble para Heisenberg, pero el maestro le ofreció cuidar de todos los gastos del viaje y entonces aceptó encantado. ¿ Estamos de nuevo en un cuento de hadas ?

Al final de la tercera conferencia, Heisenberg tuvo un interesante diálogo con Bohr, que continuó en largas conversaciones durante un paseo por el campo, tras el que éste ofreció al joven discípulo que le visitase alguna vez en Copenhague. Durante su estancia en Gotinga, Heisenberg entabló relación personal con los principales físicos de esa universidad: Max Born, Frank, y nuestros bien conocidos, a través de sus libros, Richard Courant y David Hilbert.

Todo este relato, referido a un alumno de segundo curso, nos resulta de nuevo increíble, con nuestra mentalidad actual. En el libro que comentamos, nada nos dice el autor sobre las otras asignaturas cursadas, aparte del seminario de Sommerfeld, ni sobre cómo compaginó sus obligaciones académicas con esos viajes y actividades. No debió de ser un problema importante.

Al terminar su segundo curso, Sommerfeld le aconsejó ir al Congreso de Investigadores Científicos y Médicos Alemanes de Leipzig, en el que Einstein debía pronunciar algunas conferencias ¿ No es maravilloso ?.

Su padre le regaló un billete de ¡da y vuelta para el viaje, pero tuvo que alojarse en una pensión de mala muerte, de donde le robaron la mochila con su ropa y todo lo que llevaba, salvo el billete de vuelta, que guardaba en el bolsillo. Antes de regresar a la universidad, trabajó como leñador hasta que pudo reintegrar a su padre el valor de todo lo perdido.

Anhelaba hacer realidad el encuentro al que Bohr le había invitado, pero ello no fue inmediato. El mismo autor nos lo explica así:

El año y medio que había de transcurrir todavía antes de la visita a Bohr lo fui llenando con un semestre de estudios en Gotinga, con una tesis doctoral sobre la estabilidad de las corrientes fluidas y el examen consiguiente en Munich, y otro semestre, como agregado de Bohr en Gotinga. En las vacaciones de 1924 me embarqué por fin en Warnemünde, en el barco que me debía llevar a Dinamarca.

Parece, por tanto, que en el cuarto año de sus estudios, aprobó su tesis doctoral y pudo abandonar la universidad de Munich, primero para ir a Gotinga y después a Copenhague. Sin podernos despojar de nuestra mentalidad actual, sometida a los reglamentos académicos de nuestras universidades actuales, estos relatos nos parecen de ciencia-ficción o de magia. Pero nuestra sorpresa continúa si seguimos la descripción que el autor hace de sus días en el Instituto de Bohr:

... Me vi de repente ante un gran número de jóvenes, espléndidamente dotados, ... que me superaban con mucho en el dominio de las lenguas ... y que en nuestra ciencia poseían un conocimiento mucho más profundo que el mío. Niels Bohr venía a verme sólo raras veces... Comprendí que no podía reclamar su tiempo más que los restantes miembros del Instituto. Mas he aquí que a los pocos días entró en mi cuarto y me preguntó si estaría dispuesto a acompañarle unos días en la excursión a pie que iba a hacer por la isla Sjálland. ...

Este tipo de relación entre profesor y alumno ¿ No sigue siendo propio de un cuento de hadas ? Pero ahora entramos en la iniciación de Heisenberg a su vida profesional como profesor universitario. Parece que no tuvo que esperar a la "oferta de empleo público" del año siguiente ni firmar unas oposiciones; simplemente nos dice que desde julio de 1924, es decir, a sus 23 años, era profesor agregado en la Universidad de Gotinga y trabajaba con Max Born en la determinación teórica de las intensidades de las líneas del espectro del hidrógeno.

Durante unas semanas de enfermedad con una fiebre del heno, que le hizo viajar a la isla de Helgoland, pudo meditar a fondo sobre sus trabajos y concibió el principio de la formulación de la mecánica cuántica que le hizo famoso. Pauli, Born , Jordán y Dirac adoptaron pronto sus ideas, contribuyendo a darles la forma con qué han llegado hasta hoy. En 1926, a sus 25 años fue invitado a presentar sus hallazgos en Berlín, ante Einstein, Planck, von Laue y Nerst. Ese mismo año conoció los trabajos del físico vienes Schródinger, cuya formulación de la mecánica cuántica demostró poco después que era matemáticamente equivalente a la de Heisenberg.

Al año siguiente tuvo lugar el Congreso Solvay, en Bruselas, en el que Bohr defendió sus ideas, en franca discrepancia con Einstein En frase de Heisenberg:

Los cinco años que siguieron a la conferencia Solvay de Bruselas brillaron más tarde con tanto esplendor a los ojos de los jóvenes que habían colaborado en el desarrollo de teoría atómica, que fueron calificados varias veces por nosotros como "la edad de oro de la física atómica".

Pero el contraste más violento con nuestros hábitos administrativos actuales surge al leer la parte de la historia que corresponde a su edad de 26 a 28 años:



Cuando al terminar el otoño de 1927 fui llamado por las universidades de Leipzig y Zurich para hacerme cargo en ellas de una cátedra, me decidí por Leipzig.... Aunque en el primer seminario ... tuve sólo a un alumno, abrigaba la convicción de que al final podría atraer a muchos jóvenes al campo de la nueva física atómica.

Había puesto como condición que antes de asumir en Leipzig la plena responsabilidad, pudiera hacer un viaje de un año por los Estados Unidos a fin de dar conferencias allí sobre la mecánica cuántica. Así, en febrero de 1929, ...subí al buque que me había de llevar a Nueva York.

No hizo oposiciones. Tenía 26 años y simplemente "fue llamado", y no por una, sino por dos universidades (una, además, de un país extranjero). Puso condiciones para aceptar el nombramiento. Nadie vio nada anormal en ese nombramiento "a dedo". Todo lógico, justo, sensato y gozoso. Pero el contraste con lo que hubiésemos esperado en la universidad de hoy, nos hace pensar que quizás no le sean aplicables a ésta esos adjetivos.

Para entonces, todo el mundo hablaba ya del "principio de incertidumbre" o de las "relaciones de indeterminación", introducidos por Heisenberg, que tan profundamente modificaron nuestras concepciones sobre el mundo físico. En 1930, de vuelta en Leipzig, tras sus viajes por América y Japón, comenzó un período de gran actividad, con frecuentes viajes Copenhague para seguir en contacto con Bohr y en 1932 recibió muy merecidamente el premio Nobel de Física.

Sigue el cuento de hadas. Pero en estos cuentos suele surgir también alguna bruja, algún hada mala que rompe la armonía que reina entre las gentes. Ello ocurrió en éste hacia 1933, con el advenimiento de Hitler. Heisenberg nos cuenta como en ese año, cuando regresó a Leipzig:

... ya estaba en plena marcha el proceso de destrucción. Varios de los más aplicados alumnos de mi seminario habían abandonado Alemania y otros se disponían a huir. Mi ilustre agregado de cátedra, Félix Bloch, se decidió por la emigración y entonces yo tuve que preguntarme si mi permanencia en Alemania podía tener todavía algún sentido.

Se sintió muy atribulado por los acontecimientos y fue a consultar con Planck. Es maravilloso el relato de su conversación con el maestro y de la amargura con que tuvo que afrontar la situación en los años siguientes.

Pero con esto nos alejamos ya de la parte del libro que deseaba comentar, que es la que muestra la vida universitaria de Munich, Gotinga y Leipzig en esa "edad dorada" en la que Heisenberg fue uno de los principales protagonistas.

Nuestra reflexión debe hacernos volver los ojos a nuestra universidad actual. La Universidad de que nos habla el libro y la nuestra apenas tienen en común el nombre. La actual tiene evidentemente la virtud de haber llevado los estudios superiores a un porcentaje de la población muchísimo mayor que aquella y haber resuelto aceptablemente el problema de la formación de la enorme cantidad de profesionales de todo tipo que requiere la sociedad. Pero ya no hace lo que hacía aquella. Es otra cosa. Puesto que su función es actualmente imprescindible, sería estúpido pretender que volviese a ser lo que nos describe Heisenberg de la suya.

Pero manteniendo la actual Universidad, con sus dimensiones y su burocratización, semejante a la de la sociedad en que se encuadra, debería pensarse en que las funciones que realizaba aquella universidad dorada, las recogiese alguna institución, aunque fuese con otro nombre. Es decir, no nos dolemos de que la universidad actual sea como es, sino de que su nacimiento haya supuesto la muerte de la otra, que no fue de cuento de hadas, sino que existió y nos dio unos frutos inestimables.

Nadie cree que entre nuestros alumnos de primer curso haya genios como Heisenberg o Pauli, y es posible que no los encontremos precisamente porque nadie lo cree. Pero si un día apareciese uno, mucho nos tememos que vería cortado su camino, perdido en la selva de los reglamentos, aburrido con las exigencias académicas, abrumado por la cantidad de asignaturas y por el apremio de los exámenes y desalentado por la frialdad de las relaciones personales.



En el día de hoy, sólo los estudios de doctorado, y sólo en raras ocasiones, presentan cierta semejanza con los que nos describe el libro que venimos citando. Pero éstos estudios llegan muy tarde y es de temer que muchos aspirantes muy valiosos se desvíen hacia otras actividades o sucumban por el camino antes de llegar a ellos.

Los "Diálogos sobre la Física Atómica" no sólo nos deleitan con su lectura y nos enseñan grandes cosas, sino que nos brindan un motivo de meditación, al que es difícil substraerse.





Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©storis.absta.info 2019
enviar mensaje

    Página principal